Los Métodos de Evangelismo

Por: Esteban Brauning
Instituto Bíblico Reformado

Metodos de evangelismoI. Introducción: ¡El Evangelismo no es un Método!
¿Le parece extraña esta frase? Puede ser que sí, especialmente como la introducción a un estudio sobre los métodos de evangelismo.
Pero este es el punto más importante de este estudio. ¿Cómo puede ser? Sí, sencillamente porque el evangelismo en su esencia no es un método, sino una pasión del alma del verdadero discípulo de Jesucristo.
Claro, hay métodos de evangelismo. De hecho, cualquier evangelismo que se lleva a cabo es mediante algún método. En la Biblia encontramos a Jesús y a sus discípulos evangelizando usando varios métodos. Pero no es el método lo más importante. Es la condición del corazón.
Esto también es así en cuanto al cumplimiento de la obra de evangelismo. Puede ser que en una iglesia ya se haya desarrollado un programa de entrenamiento y capacitación muy completo sobre cómo evangelizar, pero si la iglesia carece de la visión para alcanzar a su comunidad, y si no existe una compasión por los perdidos, no se movilizará. Sin embargo, si una iglesia muy subdesarrollada en cuanto a preparación "formal" en evangelismo tiene un alto nivel de motivación y deseo, la obra difícilmente no se cumplirá.
Este mismo factor también afecta el resultado del evangelismo. Puede contarse con un método muy bueno, pero si no existe una correspondencia con la vida, la actitud, la forma de la persona que presenta el evangelio, difícilmente tendrá un impacto positivo. En la misma forma, puede ser que la persona que evangeliza tenga una metodología muy inadecuada, pero su amor y sinceridad resplandecerán a pesar de todo, y habrá un resultado positivo.
¡El evangelismo no es un programa, sino una pasión! No depende del método, sino de la condición del corazón del evangelista.
Tenemos aquí una nota importante en cuanto a la palabra "evangelista". Usamos esta palabra en su sentido amplio y general, y no limitado a una persona ordenada al oficio de evangelista. El enfoque aquí apunta a todos los cristianos. Esto incluye a hermanos y hermanas, jóvenes y ancianos, "oficiales" y "no oficiales", a cristianos "comunes" y personas especialmente dotadas.
Es para TODOS llevar a cabo la obra de evangelismo desde la perspectiva del mandato de Jesús de ser testigo. Entonces, cuando usted lee la palabra, "evangelista", entiéndase que se está haciendo referencia a usted, y a todos los verdaderos seguidores de Jesucristo.

A. Características del Evangelismo
El evangelismo verdadero y eficaz reconoce la soberanía de Dios. Primeramente, la reconoce en cuanto a la obediencia. Es decir, el evangelismo es un mandato de Dios a su pueblo. Entonces, como fieles servidores a nuestro Señor, estamos obligados a obedecerlo. No es opcional. Segundo, reconocemos que nosotros no jugamos el papel de Dios en el evangelismo. Él es el único que puede salvar. Nosotros no podemos convertir a nadie. Sencillamente portamos el mensaje.
El evangelismo verdadero y eficaz respeta la santidad de Dios. Como Él es santo, no soporta el pecado. No podemos pensar que el perdón de Dios es algo "barato": Costó la propia vida del Hijo de Dios! Entonces, la presentación del evangelio tiene que incluir el elemento de la ira de Dios contra el pecado (Romanos 1:18 y siguientes).
El evangelismo verdadero y eficaz se caracteriza por un amor y compasión hacia los perdidos. La motivación es como la de Jesús mismo, cuando se conmovió al ver al pueblo perdido (Mateo 15:32).
Pero también, el evangelismo auténtico toma en cuenta la profundidad de la pecaminosa naturaleza del ser humano. La conversión no es algo que podemos ofrecer ligeramente. No es algo que se hace para complacer a otro, y nadie puede convertirse "a medias". Tiene que ser de todo corazón, con un arrepentimiento verdadero, y en una dependencia completa de Dios.
El evangelismo verdadero trata de la verdad. No es una presentación de un punto de vista personal, o de una idea o enseñanza cualquiera. Es el único mensaje auténtico y verdadero, basado en la Biblia, y confirmado por el Espíritu Santo. No se le debe inyectar enseñanzas de hombres.
El evangelismo eficaz se caracteriza por una correspondencia entre el mensaje y el mensajero. Es decir, el testimonio de la persona que evangeliza habla más fuerte que sus palabras. Este punto se detallará en otro capítulo.

B. El Trabajo de Evangelismo
El evangelismo es un trabajo que demanda compromiso y esfuerzo. Hoy día contamos demasiado con los métodos tradicionales o institucionales para el cumplimiento de la responsabilidad del evangelismo. El culto evangelístico y la campaña evangelística han reemplazado el trabajo más arduo del evangelismo de ser luz en nuestra familia, vecindario, o trabajo. Muchas iglesias que han sido negligentes en cuanto al evangelismo por mucho tiempo de vez en cuando realizan una campaña con algún evangelista de otro sitio para cumplir con su "ministerio" de evangelismo. Pero la misma iglesia no ha hecho ningún trabajo de evangelismo. Y se ha visto una reducción en la efectividad del evangelismo en general.
No existe ningún sustituto para el evangelismo personal. Aunque sea más fácil invitar a alguien al culto, es más eficaz hablarle personalmente con alguien en un ambiente más familiar. Tampoco basta el método tan conocido, y hay que decir tan fácil, de regar tratados. Recuerde los ejemplos dados en el estudio M3: mucha de la "semilla" regada en la entrega de tratados llega al zafacón y no más.
A nivel de la iglesia, debe haber un apoyo para el evangelismo que vaya mucho más allá que solamente realizar campañas o cultos de vez en cuando. La iglesia local, también las estructuras eclesiásticas regionales, nacionales e internacionales, pueden poner sus esfuerzos en la orientación y capacitación de los miembros y líderes, en cuanto al evangelismo.

II. El Perfil del Evangelista
Dijimos en la introducción que el carácter de la persona que evangeliza es más importante que el método. Ahora, debemos describir este carácter. Un principio de la vida cristiana es que la importancia de "ser" cristiano es aun más que la de "hacer" algo. Esto lo vemos en el fruto del Espíritu, que tiene que ver con lo que somos. El fruto es previo a los dones del Espíritu, porque no se pueden practicar los dones sin el fruto, o serían inútiles (lea I Corintios Cáp. 13). Entonces, el carácter del evangelista debe reflejar el fruto del Espíritu. Aquí hacemos una aplicación para el evangelista de cada característica del fruto dada en Gálatas 5:22 y 23.
Amor -----------> Amor hacia Dios, y compasión por los perdidos
Gozo ------------> Contagioso- otros lo querrán!
Paz --------------> No contiende, sino que trae paz
Paciencia ------> No trata de forzar decisiones, sino que espera la obra del Espíritu
Benignidad ----> Buena voluntad para con la gente; evangeliza con una sonrisa
Bondad --------> Responde a las necesidades
Fe -------------> Confía en Dios y en su evangelio, y es confiable también
Mansedumbre-> Evangeliza con humildad, no con aire de superioridad
Templanza ---> Dominio propio: buen testimonio


Para una persona dotada con el don de evangelismo, el evangelismo fluye de su interior como un río de agua viva. Al verdadero evangelista, nadie tiene que obligarle a evangelizar. Lo hace como parte de su vida cotidiana. Es un llamado especial que se cumple por un impulso interno.
Pero no todos somos evangelistas "natos". Por eso, la Biblia nos exhorta, nos recuerda y nos prepara para evangelizar. Por eso se ha escrito este librito, y muchos otros sobre el tema del evangelismo. Como ha sido repetido varias veces ya, a todos los cristianos ha sido dado un mandamiento de evangelizar. Es un asunto de obediencia. Pero, no es el don de todos. Entonces, los que tienen el don de ser evangelista lo deben ejercitar, y los que no lo tienen, todavía pueden evangelizar, como estilo de vida, y a través de los métodos. Pero todos lo debemos hacer bajo la guía e impulso del Espíritu Santo, y caracterizados por el fruto del Espíritu.

III. El Evangelismo como Estilo de Vida
El evangelismo debe comenzar sobre la base de la visión de la iglesia y el carácter de cada cristiano. Con esta base, el evangelismo es algo natural, a nivel de la iglesia como tal a nivel del cristiano individual. Ocurre tan fácilmente como la respiración!
Esto no es decir que no haya que hacer esfuerzo. La misma respiración cuesta esfuerzo. La iglesia tiene que animar a los miembros en el evangelismo, y cada cristiano debe dedicarse a desarrollar una vida evangelística. Esto nos lleva al punto aquí: el evangelismo debe ser el estilo de vida de la iglesia y de cada cristiano en particular.
Este "evangelismo como estilo de vida" no es un método en sí, sino una disposición continua de ser luz y sal donde quiera que se esté. No hay que esperar una campaña para evangelizar. Estamos rodeados de personas muy cercanas a nosotros a quienes les falta un conocimiento correcto del evangelio. En la propia familia, en el vecindario, o en el trabajo, tenemos muchas oportunidades de evangelizar.
Pero, ¿cómo? Fácilmente. ¿Hay que aprender un método? No necesariamente. ¿Hay que comenzar un programa? No es obligatorio. Entonces, ¿cómo?
Primero, hay que estar dispuesto a obedecer al Señor en cuanto al evangelismo. Segundo, como dijimos en el capítulo anterior, es indispensable tener el fruto del Espíritu.
También, hay que mantener un testimonio cristiano auténtico. La gente que está alrededor de nosotros nos conoce. Nos observa en diferentes situaciones. No podemos esconder de ellos nuestro "verdadero ser". Si no mantenemos un testimonio bueno, nos dirán, "si esto es ser cristiano, no quiero serlo." Pero con un testimonio cristiano auténtico, no hay que hablar mucho. Nuestros vecinos y compañeros de trabajo notarán la diferencia, y en el momento apropiado, tendremos la oportunidad "para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros" (I Pedro 3:15).
Aunque dijimos que esto es algo natural, también requiere preparación. El mismo versículo que citamos de I de Pedro comienza con las palabras, "santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados..." La preparación principal es "santificad a Dios". Esta es la vida espiritual que mencionamos anteriormente. Algo que no hemos mencionado todavía y que es un elemento esencial para todo evangelismo, es la oración. La oración debe ser parte de la obra a todos los niveles. Es parte de la preparación personal y espiritual.
La preparación incluye lo que usted mismo está haciendo en este instituto bíblico: estudiando la Biblia, la doctrina y el ministerio en una forma completa, para tener un almacén intelectual y práctico del cual usted pueda sacar las cosas necesarias para "presentar su defensa". Este conocimiento es una base para el ministerio. El evangelismo también resultará más eficaz por tener esta preparación.
Después, hay que prepararse específicamente para evangelizar: saber qué es el evangelio que compartimos, y cómo llevarlo como un estilo de vida.
El evangelismo como estilo de vida no niega la práctica del evangelismo "formal", tradicional, o institucional, sino enfatiza que el evangelismo más eficaz es el que ocurre como resultado de la pasión de cada iglesia y cristiano. Pero, hay que preguntarse, si esta idea de evangelismo personal es mejor que el institucional o no.
De mi propia experiencia yo puedo confirmar que sí. Yo fui convertido a través de los testimonios de dos o tres hermanos, dentro de ambientes y relaciones naturales y cómodos, no en campañas o cultos, a pesar de que había asistido anteriormente a muchísimos eventos "evangelísticos". Dentro de mi ministerio he visto la mayoría de las conversiones dentro de relaciones personales que pude desarrollar con tiempo.
Tuve una experiencia interesante el año pasado que confirma esos principios. Hay un ministerio llamado "Cumplidores de Promesas" que reúne hombres cristianos en eventos en masa (estadios, etc.). Yo fui al evento en el estadio Shea en la misma ciudad de Nueva York. Se reunieron alrededor de 40,000 hombres de diferentes iglesias y de diferentes idiomas (Nueva York es una de las ciudades más diversas en grupos étnicos en el mundo entero, y también es una de las ciudades menos evangelizadas en los Estados Unidos).
Durante el evento, que duró dos días, un expositor hizo una serie de preguntas sobre la forma en que cada uno de los presentes vino al evangelio: en una campaña, en un culto, por una visita u otro programa evangelístico, o a través de una relación o contacto personal con alguien? Entonces, después de cada forma mencionada, el grupo correspondiente se puso de pie. El grupo más grande (el de la mayoría de los presentes) se puso de pie cuando se mencionó la última: a través de una relación o contacto personal. El expositor dijo que la mayoría de los cristianos atribuyen su conversión, después de Dios, a una persona que le testificó dentro de una relación personal.


IV. El Paso Olvidado: El Seguimiento
Muchas veces, el evangelismo ha llegado a ser un simple intento de conseguir "decisiones". Algunas campañas y programas de evangelismo tienen este único saldo: "tantas" decisiones por Cristo. Lamentablemente, existe un estilo de "evangelismo" que hace todo lo posible por llevar a la persona a responder de forma positiva, lo cual mucha gente hace solamente por complacer o para salir de la situación. Sin embargo, de una vez se anota la "decisión", la persona se va de allí y jamás vuelve! Esto no es evangelismo: es irresponsabilidad.
Nos tenemos que preguntar, ¿estamos procurando "decisiones", o convertidos? ¿Nos satisfacemos con una estadística, o con una vida transformada? Creo que la respuesta es clara: queremos vidas transformadas.
Ahora bien, la solución al problema planteado es el seguimiento. Para poder asegurar que una conversión es auténtica, y a la vez para darle al verdadero convertido lo que necesita para crecer, el seguimiento es la única respuesta. El seguimiento es sinónimo de discipulado. Este tema fue desarrollado en el estudio M3, y merece un enfoque aun más completo. Aquí mencionamos brevemente las dos formas principales de seguimiento: la primera es a través de la incorporación del nuevo convertido en una iglesia local. En este ambiento, la persona recibe enseñanza, dirección, y estímulo en su nueva vida. Participa en los medios de gracia, como los sacramentos, la disciplina, y la predicación. Así puede crecer y encontrar oportunidades de servir y de desarrollar sus dones. Se convierte no solamente en un cristiano, pero en un ciudadano útil del reino de Dios.
La segunda forma, que es también tan importante pero a veces olvidada, es la forma personal. En esta, se desarrolla una relación entre el nuevo convertido y un cristiano maduro. Igual como el apóstol Pablo y Timoteo, esta relación provee un ambiente adecuado para discipular de una manera muy provechosa, en que el cristiano maduro sirve como modelo y apoyo para el nuevo creyente.
Jesucristo es el mejor modelo de un que dio seguimiento a sus discípulos. Por tres año anduvieron juntos, y Jesús los enseñó con palabras y hechos. Enseñó por ejemplo en la parábola del sembrador y la semilla (Mateo 13:1-23), que la semilla sembrada en diferentes clases de tierras daba diferentes resultados. Dentro de este parábola, podemos ver que la cultivación es necesaria para la agricultura y en cada clase de tierra, pudiera haber dado mejores resultados. También en la siembra de la palabra de Dios, hay que cultivar las semillas y las nuevas vidas que se resultan.
Podemos ver también en esta misma parábola, el resultado de NO dar seguimiento. Tres de los cuatro ejemplos terminan infructuosos. Volvemos a decir que para todo nuevo creyente, el seguimiento es imprescindible, tanto el personal como el que se da dentro de una iglesia local. El que no da seguimiento es irresponsable. El que no lo recibe ha dejado de dar un paso vital en su vida espiritual.


V. Un Repaso de los Métodos de Evangelismo
A. El Evangelismo en Masa
Campañas, cultos, la predicación pública y otros eventos similares se consideran "en masa", porque alcanzan a un grupo grande. Son métodos muy bien conocidos, y no hay que abundar mucho sobre ellos.
Bíblicamente hay mucho apoyo para la predicación pública del evangelio, pues Jesús mismo predicaba a las multitudes. Pedro lo hizo en el día de Pentecostés, también Pablo durante su ministerio.
Se ha notado que estos métodos tienen su mayor efectividad en lugares menos evangelizados, o en situaciones de crisis. Donde el evangelio es más conocido, estos métodos dan menos resultados.
El uso de dramas, películas, música, u otras actividades llamativas y comunicativas ha ganado favor para los eventos públicos. Siempre hay que recordar que deben servir para comunicar el evangelio, no solamente para entretener o llamar la atención. Hay que tener cuidado con que estos métodos no se conviertan en un fin en sí. No pueden sustituir a la predicación del evangelio, ya sea por un mensaje o llamado, o a través del método mismo del que predica con su presentación dramática o musical.

B. El Estudio Bíblico Evangelístico
Hay muchas personas inconversas a quienes les interesa saber algo de la Biblia. El estudio bíblico evangelístico es un método muy eficaz de alcanzar a este grupo. Sirve para permitir que la Palabra de Dios penetre a un hogar, y para hacer un puente hacia personas que nunca han asistido a una iglesia.
Se invita a personas durante visitas casa en casa, o por cualquier forma de contacto. Se puede formar grupos homogéneos de mujeres, estudiantes, profesionales, o cualquier otro grupo. Entonces, se asigna del equipo evangelístico un facilitador para guiar el estudio. Hay que decidir cuál sería el mejor lugar: en la casa de los integrantes, la casa del facilitador, o en la iglesia. Cada lugar tiene su ventaje y desventaja, y depende de la gente con quien se esté tratando. Pero, para cumplir con mayor efectividad el propósito evangelístico, y como nos comisionó Jesucristo, es mejor IR a la casa de la(s) persona(s) inconversa(s).
Existen muchos recursos para el contenido del estudio mismo. Hay libros que sirven como guías para dirigir el estudio sobre temas evangelísticos. La misma Biblia, en los libros como El Evangelio de Juan, Los Hechos, Romanos, etc., tenemos una fuente de materiales para estudiar. Puede ser que el estudio evangelístico se convierta en una célula de discipulado, a través de la conversión de los integrantes. Pero se debe tener cuidado para que el estudio no pierda su carácter evangelístico, antes que cumpla su propósito: la evangelización de los inconversos. Es decir que debe seguir con el tema evangelístico.
VI. El Evangelismo Personal: Un Método Eficaz
A. INTRODUCCIÓN
Lo que queda de este libro contiene una presentación de un programa sobre el evangelismo personal. Es un método de evangelismo personal basado en "Explosión de Evangelismo" por el Dr. J. Kennedy, pastor y evangelista de Florida, EE.UU.
El propósito de presentar este método aquí es para que el estudiante lo aprenda y lo practique. En la clase, haremos un pequeño ensayo del método. Esta herramienta o método de evangelizar puede utilizarse en cualquier situación de evangelismo personal. Como está escrito aquí, se puede usar en visitas evangelísticas en casas, hospitales, etc., o en la calle con encuentros personales espontáneos.
Si se va a usar con un programa organizado, se sugiere que se prepare un equipo de dos o tres personas para salir juntas. Es recomendable que el equipo se constituya de miembros de ambos sexos, para que en cualquier encuentro, no existan sospechas o incomodidades. Se puede tocar puertas, buscar a personas en los parques u otros lugares públicos, visitar hospitales o cárceles, etc.
Si el evangelismo personal forma parte de una campaña o una presentación pública organizada como de pantomima, también se debe formar equipos de dos o tres para evangelizar de manera personal.

B. ABRIENDO LAS PUERTAS:
Cuando el equipo llega a conversar con una persona, siempre es bueno comenzar con algo que abrirá las puertas, material, emocional, y espiritualmente. Siga estos cuatro puntos o elementos. Una sugerencia sobre el tiempo: cada punto se debe desarrollarse brevemente, pero no apurado; aproximadamente 5 minutos o menos para cada uno.
1. Vida Secular de la persona - trabajo, familia, casa, vecindario. Use preguntas tales como, "de dónde son ustedes?; dónde trabaja usted?"
(Nos interesa LA PERSONA, no solamente "su alma".)
2. Vida Religiosa de la persona- iglesia, trasfondo religioso, familia. Pregunta:"usted asiste a la Iglesia local /católica?" (Cuidado!: no entren en discusiones de sectas o críticas de iglesias)
3. Nuestra Fe- quiénes somos y qué estamos haciendo. Ejemplo: "no representamos una iglesia específica, sino que somos de varias"
4. Testimonio Personal: cómo yo vine a tener una relación personal con Dios; evite usar terminología religiosa Termine con la frase "ahora no tengo miedo de la muerte porque yo sé que soy salvo" o "Mi vida es diferente, y tengo esperanza de la vida eterna porque Cristo me salvó."
C. LAS DOS PREGUNTAS DIAGNÓSTICAS:

Estas dos preguntas son claves para el evangelismo. Primeramente, porque le permite al evangelista saber la condición espiritual de la persona. No va a quedar duda de si la persona es convertida o no, después de hacerle estas dos preguntas. Segundo, estas preguntas establecen una base para que la persona reconozca por sí misma que necesita el evangelio. Después de haber escuchado, contemplado, y contestado las preguntas, estará en una condición de espera, para oír la solución para su condición.
Es muy recomendable que el evangelista aprenda estas dos preguntas por memoria. Son elementos integrales de este método. Hay variaciones en cómo se plantea las preguntas, pero las dos forman una parte principal del evangelismo.
Entonces, después de haber desarrollado una discusión auténtica que abre las puertas, usted puede presentar las preguntas diagnósticas. Pídale permiso para hacerle las preguntas:
"Si usted me permite, me gustaría preguntarle algo":

1. PRIMERA PREGUNTA DIAGNÓSTICA:
"¿Cree usted que si muriera hoy mismo iría al cielo?"
(Otra forma: " Nadie quiere esto, pero si usted muriera esta misma noche y llegará a la puerta del cielo, ¿le dejarían entrar?" o aun más sencillamente: "¿Cree usted que irá al cielo?")
Hay varias formas en que la mayoría de las personas contestan:
Positiva ("Sí, iré al cielo"),
Negativa ("No, yo no iré al cielo"),
O Indecisa, ("yo no sé").
Como quiera hay que seguir con la segunda pregunta.

2. SEGUNDA PREGUNTA DIAGNÓSTICA:
"Si usted llegara a la puerta del cielo, y Dios le preguntara, '¿por qué debo permitirte entrar al cielo?', ¿cómo contestaría usted?
Otra forma más sencilla de preguntar: "¿Sabes cómo llegar allá?"

También hay varias formas que la gente contesta. Si contesta con una confesión de fe en Jesucristo, ya no hay que seguir, sino, saludarlo como hermano en el Señor.
Algunas personas dirán, "Yo no soy tan malo, soy bueno" o, "Dios es amor, tiene que dejarme entrar". Otras contestan de manera indecisa ("Yo no sé"). Si contestan así, o de cualquier otra forma, siga con la presentación del evangelio.

D. LA PRESENTACIÓN DEL EVANGELIO
Comience con la pregunta, "¿Le gustaría a usted saber cómo obtener la vida eterna?"
Si responde de manera positiva, usted puede comenzar con una presentación del evangelio. Hay varias maneras de hacer esto. Lo que sigue es una presentación sencilla y a la vez completa. Es bueno que el equipo completo estudie la presentación, hasta que la pueda repetir con fluidez. Entonces, siga por los puntos uno por uno, en una manera natural y conversacional.
Usted puede comenzar con una frase como la siguiente:
“Mucha gente cree que es 'portándose bien' que uno llegará al cielo. Pero la Biblia dice que 'no es por obras'(Efesios 2:8, 9). Entonces, ¿cómo?"
Entonces, proceda punto por punto con la seguiente presentación del evangelio. Use los textos como referencia o respaldo, aunque no hay que leer cada uno. Puede escoger un solo texto para leer para cada punto.
1. La Gracia
a. La Vida Eterna es un regalo de Dios. Romanos 3:24; 6: 22, 23; Hebreos 4:16;                      Efesios 2:8
b. No se puede hacer nada para ganarla o merecerla. Romanos 11:6.
2. El Hombre
a. Es pecador y merece castigo eterno. Romanos 3:10; 6:23; Hebreos 9:27.
b. No puede salvarse a sí mismo. Tito 3: 5; Efesios 2: 9.
c. Tiene que arrepentirse de los pecados, de la vida mundana, de la carne, y ser convertido en nueva criatura. Juan 3: 3; Hechos 2:38.


3. Dios
a. Es Amor. I Juan 4:8.
b. Es Justo y debe castigar el pecado. Ezequiel 18:4; Hebreos 10:26-31.
4. Jesucristo
a. Es Dios y es Hombre. Juan 1: 1-14, 29.
b. Pagó el Precio de nuestra salvación, muriendo en la cruz. Hebreos 9:11-14.
5. La Fe
a. Es dada por Dios. Efesios 2:8.
b. NO es un acuerdo o entendimiento intelectual - no es suficiente estar de acuerdo. Santiago 2:19; Hebreos 11:1.
c. Es plena y única confianza en Jesucristo para la salvación. Romanos 3:26 y 27.

E. LA OBEDIENCIA AL EVANGELIO:
Es interesante el que la Biblia no habla de decisiones, ni de aceptación del evangelio, sino de términos como "recibir" y "obedecer". No es un asunto que uno puede tomar ligeramente. Hay dos alternativas: obedecer al evangelio y creer, o desobedecerlo y no creer (Juan 1:11, 12; Hechos 6:7; Romanos 2:6-8; 10:16; y 16:26; II Tesalonicenses 1:8; Hebreos 5:9).
El Regalo de Dios hay que recibirlo y vivir, o rechazarlo y morir.
Después de haber presentado el evangelio a la persona, hay que averiguar la reacción usando las siguientes preguntas, las cuales el equipo ya debe haber aprendido de memoria. En ningún caso se debe tratar de forzar o cansar a la persona para que diga, "Sí". La persona debe contestar las preguntas en una manera auténtica y sin presión.
1. PREGUNTA DE CALIFICACIÓN:
Hay que asegurarse de que la persona ha entendido
"¿Ha entendido usted lo que le hemos explicado?" (o, "¿tiene esto sentido para usted?")
Si la persona dice que no quedó clara, hay que volver y explicar de nuevo el evangelio, o cualquier punto que no fue captado.


2. PREGUNTA DE RECEPCIÓN:
"¿Quiere usted recibir este evangelio ahora?"  (o, "¿Le gustaría recibir ahora el regalo de la vida eterna?")
3. PREGUNTA DE ACLARACIÓN:
Si la persona dice que "sí", hay que volver y aclarar la determinación que ha hecho.
"¿Deja ya usted de confiar en otras cosas, y va a confiar en Jesucristo para su salvación?"
(o, "¿Recibe a Cristo como su único salvador y Señor ahora mismo?", 0 "¿Está UD. dispuesto a arrepentirse de los pecados y seguir a Cristo?")

F. ORACIÓN:
Si la persona contesta que "sí", hay que seguir con una oración de confesión y fe.
1. El evangelista ora primero:
a. Afirme la presencia del Señor
b. Ore por la persona:

  • la confesión y perdón de los pecados
  • afirmación de fe
  • arrepentimiento y perseverancia

2. Permita que la persona ore (trate de ayudarle para que tenga los siguientes elementos, PERO QUE ORE LA PERSONA.)
a. la confesión y perdón de los pecados
b. afirmación de fe
c. arrepentimiento y perseverancia

G. AFIRMACIÓN DE LA SALVACIÓN Y ACLARARLE LA NECESIDAD DE PERSEVERAR EN CRISTO:
1. Si se ve auténtica y verdadera la conversión, ahora es necesario que afirmemos a la persona en su nueva vida.
A. Déle la bienvenida a la familia de Dios.
B. Preséntele una Biblia, o tratado sobre la conversión, la vida cristiana, etc.
C. Anímele a congregarse y a perseverar en la doctrina de Cristo para que pueda crecer espiritualmente y luego pueda dejarse usar por Dios en el plan que El pueda tener para su vida.
2. Tomarle los Datos:
Explique a la persona que queremos tomar los datos personales para asegurar que haya contacto futuro. Hay que tomar el nombre completo, dirección, teléfono, y otros datos por escrito, los cuales se entregarán a la persona correspondiente: el líder del programa de evangelismo, o al pastor de la iglesia. Estos datos también deben llegar a la persona encargada de seguimiento: el equipo de discipulado o de seguimiento, o al pastor de la iglesia más cercana. Así se asegura el seguimiento y discipulado, sin el cual, este fruto de evangelismo será débil, o aun, inútil.
3. Incorporación al Pueblo de Dios
Hay que invitarle a asistir a los cultos de la iglesia evangélica más cercana, y que publique su fe.


NOTAS:
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               


http://www.geocities.com/stephen.mark/Materia/M5.htm