Lo PrimeroLa IglesiaMinisteriosEscuela de LideresLa EspadaMisionesComunícateFirma el Libro

 

Home

Multiplicación
Informe de Célula

 

Visión de Multiplicación del liderazgo


En estos tiempos, cuando la humanidad se hunde cada vez más en el mar de la maldad y del pecado, la gracia de Dios está tocando incontables vidas.  El Espíritu Santo ha traído una nueva oleada de salvación, restauración y liberación; y está actuando de manera poderosa y sorprendente en las diferentes partes y esferas en toda la tierra.

 

Como nos afirma la Palabra de Dios:

 

“Cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia, para que así como el pecado reinó para muerte, así también la gracia reine por la justicia, para vida eterna mediante Jesucristo, Señor nuestro”                    Romanos 5: 20b-21

 

Hay una gran necesidad de que el liderazgo cristiano tome su lugar en la historia.  Son muchas las almas que hoy en día están comprendiendo que todo lo que el mundo puede ofrecerles no es nada comparado con la gracia de Dios y la vida eterna que Jesucristo ganó para los seres humanos; sin embargo, hay una batalla que pelear; una carrera que correr y una tierra prometida que conquistar.  Se requiere de esfuerzo humano y la ayuda divina para que las personas puedan venir a los pies de Cristo y reciban la salvación. 

 

Podrán entonces conocer la verdad y ser regenerados, restaurados y libertados de toda opresión y atadura.  Toda mentira les será quitada y toda fortaleza mental de pensamientos engañosos será derribada.  Podrán vivir en prosperidad y bendición, con abundante paz y gozo.  ¡Hay vida abundante en Cristo Jesús y el mundo debe saber esta buena noticia!

 

Las palabras que el Señor Jesús declaró hace casi dos mil años, siguen haciendo eco hoy en día en los corazones que aman a Dios.  Él dijo: “A la verdad la mies es mucha, mas los obreros pocos”  (Mateo 9:37)

 

El apóstol Pablo también tenía en cuenta dicha inquietud, al sugerirle a su discípulo Timoteo, lo siguiente: “Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros  (2 Tim. 2:2)

 

Son muchos los ministerios que conocen la delicada situación que se tiene por la falta de obreros que, a la vez que estén dispuestos para toda buena obra, también se encuentren preparados para asumir cualquier responsabilidad que el Señor les indique.  Grandes iglesias del mundo, con el respaldo del Señor, han puesto en práctica diversas estrategias de multiplicación para ayudar a llenar el vacío que existe en este aspecto.

 

Al revisar con atención los métodos de trabajo de algunas iglesias prósperas (Entre ellas están la del Pastor César Castellanos, la del Pastor Claudio Freidson, la del Pastor Yongui Cho, la del Pastor John Arnold, la del pastor Rick Warren y otras), podemos comprobar cómo Dios les ha dado a ellos una estrategia de operación que les ha permitido multiplicar sus ministerios en pocos años.

 

Analizando las características peculiares que nosotros tenemos como iglesia y el medio en que nos desenvolvemos; además del alcance internacional de la misión que Dios nos ha encomendado, es nuestra pregunta al Señor:

-         ¿Cómo utilizar y aprovechar en nuestra iglesia lo que ya está disponible y que fue dado a otro ministerio?; y

-         ¿Qué adaptaciones serían necesarias realizar?

 

Teniendo en cuenta estas dos frases que se contraponen: 

1.      No debemos tratar de “inventar la rueda”, cuando ya ésta ha sido inventada; y

2.      No debemos edificar en fundamento ajeno.

 

Al orarle al Señor al respecto, nos ha mostrado cómo nosotros en la Iglesia Nueva Vida podemos tener nuestra propia identidad sin dejar de aprovechar lo que el Espíritu Santo ya ha revelado a la Iglesia en general.

 

Nos ha hecho recordar que la meta principal que tenemos como iglesia es HACER DISCÍPULOS, cumpliendo así con el mandato del Señor Jesús cuando dio “la gran comisión”, diciendo:

“Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.  Por tanto, vayan y hagan discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre de Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo”   (Mateo 28: 18-20)

 

(En el caso nuestro, el Señor nos manda a hacer discípulos en todas aquellas naciones que nos ha enviado y a las que nos enviará)

Hay un número que habla de perfección: El número 7.

El Señor nos ha mostrado que si podemos trabajar con grupos de 7 personas para formar líderes, tendríamos el mismo efecto multiplicador que tiene la iglesia del Pastor César Castellanos con los grupos de 12; con la ventaja que no tenemos que limitar la cantidad de discípulos que podamos tener en el transcurso de nuestra vida de servicio al Señor. 

 

CÓMO LO HACEMOS:

 

Todo comienza con un líder que se dispone para servir al Señor dirigiendo una Célula de Cuidado Pastoral (CCP) en algún hogar que sea apropiado.

 

Dichas reuniones se realizan una vez por semana con grupos HOMOGÉNEOS [es decir: células de hombres, células de mujeres, células de jóvenes varones, células de jovencitas, células de solteros, células de solteras y células de niños (éstas serán mixtas)]

Oval:  m  n o p   Líder 
q r s t u x

 En este ejemplo, el líder dirige una

CCP compuesta por las personas:

M, n, o, p, q, r, s, t, u, x. 

 

De entre los miembros de su célula, el líder va a elegir a dos personas que deseen ser entrenados para dirigir CCP y formará con ellos un grupo de discipulado especial, el cual llamamos: G-3 (porque son 3 personas que se reúnen)

Nota: Los hermanos varones pueden ser llamados de diferentes maneras: Hijos, Josué y Caleb, Frontales o Primera Generación; en tanto que las mujeres podrían ser llamadas: Hijas, Débora y Ester, Frontales o Primera Generación.

Normalmente les llamamos Hijos (as).

Oval: Líder

Del ejemplo anterior, supongamos

Oval: T
Oval: M
que el líder decide discipular los

miembros M y T, e inicia su primer G-3:

 Periódicamente (semanal o quincenalmente) y en un horario distinto al de la reunión semanal del grupo de célula, el líder se ha de reunir por una hora y media con su G-3 para:

-         Enseñarles a dirigir grupos de células

-         Establecer una amistad cristiana genuina con ellos; y

-         Ministrarles

Los miembros del grupo G-3 serán los co-líderes de la CCP y el líder, como parte del entrenamiento, les dará oportunidades de participación y desarrollo en las reuniones regulares, para que ellos pronto estén listos para dirigir otra CCP cuando sea el tiempo de la multiplicación de la célula a la que asisten.

El líder seguirá asesorando a sus miembros de G-3, aún después de que éstos tengan sus propias CCP, para colaborarles en la formación y el entrenamiento de sus propios G-3 (los cuales vendrían ser los “Nietos” del líder).  De esta manera, el líder  estará comprometido a supervisar y ayudar sus discípulos como un padre ayuda a sus hijos en la educación de los nietos.

 

Algunas observaciones

  • Cuando una célula tiene 12 personas asistiendo de manera estable, el líder debe iniciar “las labores de preparación de parto” y traer conciencia a los miembros sobre la necesidad de multiplicar la célula (dar a luz a una nueva célula hija) en un lapso de tiempo no muy lejano (normalmente cuando ya hay 14 miembros activos regulares, siempre y cuando los miembros de su G-3 estén listos para dirigir una nueva CCP). La multiplicación debe ser realizada en coordinación con la oficina central.

 

  • Cuando alguno de sus discípulos esté dirigiendo su propia célula e inicie su primer “G-3”, en ese momento dejará de ser parte del G-3 del líder y comenzará a tener entrenamiento a otro nivel: En La Escuela de Líderes

 

  • Dicho discípulo, aunque se desconecta de su líder en el grupo G-3, siempre será parte del grupo G-7 de su líder
      • G-7 = Reunión periódica de 3 grupos G-3 del líder

 

Cuando el líder tenga tres grupos G-3, podrá formar entonces un grupo “G-7”

La meta es formar tantos grupos G-7 como alcance su competencia para trabajarlos efectivamente.

Así, del ejemplo anterior, el líder formará otro grupo G-3 (le llamamos el segundo grupo, ó G-3-2) con los miembros S y X.  Más adelante formará su tercer grupo G-3 (G-3-3) con los miembros O y R.

 Entonces, en las reuniones de G-7, participarán: 

 

Las reuniones de los grupos G-7 serán tanto para la enseñanza y ministración a los miembros del grupo; como también para reforzar la relación: Padre-hijo-hermano.

Cuando los discípulos de los tres grupos G-3 de algún líder tienen ya sus propias CCP y han formado un G-7 cada uno, dicho líder podría ser asimilado en la iglesia madre como Pastor Asistente, según sea necesario para el bien de la obra.  Podría también ser enviado a formar otra congregación Nueva Vida en otro lugar como Pastor Asociado, pastoreando (en su mayoría) a los miembros organizados en su estructura celular; y si fuera a otra ciudad, podría también tener su propia Escuela de Líderes.

 

  

Estamos tomando la bendición que Dios le dio a Abraham:

“Haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición.  Bendeciré a los que bendijeren y a los que te maldijeren, maldeciré; Y serán benditas en ti, todas las familias de la tierra”   (Génesis 12: 2-3)

Sé parte activa de la visión. 

Dios te va a engrandecer


 


Questions about this page: webmaster@nuevavida.net
Copyright © 2006 Iglesia Nueva Vida - All rights reserved.
Revised: March 28, 2007